Minerales que relajan … Terapia Marina Anti Estrés

Laia Gómez Carreras by

Que tienen en común todos estos minerales? magnesio, potasio, calcio, hierro, zinc, selenio, manganeso, cobre, yodo, cromo, fósforo y molibdeno.

Son minerales que el cuerpo utiliza para mitigar los síntomas del estrés. El estrés físico, mental y emocional hace que nuestro organismo utilice estos minerales y oligoelementos más rápido de lo normal.

El Plasma Marino ayuda a combatir el estrés, ya que cuenta con todos los minerales que mantienen el buen funcionamiento del sistema nervioso y, por ende, a luchar contra el estrés.

El agua es fundamental en cualquier persona ya que una correcta hidratación ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema nervioso. Pero también lo es el correcto equilibrio hidromineral para conservar y estimular el adecuado funcionamiento de las células nerviosas. Por ello, el Plasma Marino se convierte en un gran aliado contra la fatiga, el cansancio y el estrés mediante la reposición y la optimización de la bioquímica de nuestro cuerpo.

En el Plasma Marino se encuentran la totalidad de los minerales de una manera orgánica y biodisponible lo que permite reponer de una manera rápida, natural y ecológica minerales que ayudan a reducir los niveles de estrés en nuestro cuerpo, evitando la estimulación de las glándulas suprarrenales, y por tanto la producción de noradrenalina, adrenalina y cortisol.

La secreción de hormonas por las suprarrenales en el estrés, sobre todo la aldosterona, produce retención de sodio y pérdida de potasio, por lo que una reposición automática de estos minerales orgánicos es esencial para la salud del sistema nervioso.

Quieres conocer algunos minerales que nos ayudan a relajarnos y a disminuir los estados de estrés, depresión y ansiedad?

  • Magnesio

    Forma parte de las diferentes y diversas células nerviosas por ello su consumo es ciertamente imprescindible para el correcto funcionamiento del sistema nervioso. El magnesio mejora la función del músculo cardíaco (regula y fortalece sus contracciones) y en muchos casos baja la tensión arterial debido a su efecto sobre el potasio y el sodio reduciendo la tendencia de la sangre a su excesiva agregación. También interviene en la liberación de energía y está relacionado con la elaboración y actividad de las hormonas producidas por las glándulas suprarrenales, para cuya salud el magnesio es vital, relaja los nervios y músculos, contribuye a reducir el riesgo de agotamiento causado por el estrés crónico y agudo y mejora el sueño.
    Un equilibrio entre magnesio y calcio contribuye a mantener una buena actividad nerviosa en el estrés. La deficiencia de magnesio provoca una excesiva producción de aldosterona, y ocasiona irritabilidad, ansiedad, depresión, disfunciones cardiovasculares, insomnio, nerviosismo o espasmos musculares.

  • Potasio

    Un mineral cuyas reservas son considerablemente consumidas por el estrés crónico, llegando incluso a provocar depresión, nerviosismo e insomnio, cuando su carencia es elevada. Es un importante nutriente relacionado con el correcto funcionamiento de los nervios, los músculos y el corazón, y ayuda a mantener el equilibrio entre el sodio y los líquidos. En períodos de estrés se aconseja aumentar el aporte de potasio para compensar su pérdida debida a la excesiva cantidad de aldosterona.

  • Zinc

    Además de su papel como remedio para combatir el estrés, resulta fundamental para el sistema inmune y para el crecimiento y el desarrollo, entre otras funciones. Es necesario para la producción de hormonas por las suprarrenales que durante los periodos de estrés consiguen agotarlo o consumirlo más rápido. Un nivel insuficiente de zinc provoca muchos trastornos y síntomas relacionados con el estrés como fatiga crónica, estados de agotamiento físico y mental, irritabilidad, depresión, impotencia y baja inmunidad.

  • Calcio

    Participa en la transmisión del impulso nervioso, trabaja con el magnesio en la contracción y relajación del músculo regulando la excitabilidad de los nervios y músculos, previene y alivia la ansiedad, promueve el bienestar mental y favorece el sueño, regula el ritmo cardíaco y previene la excesiva acidez o alcalinidad de la sangre.

  • Cromo

    Oligoelemento esencial del factor de tolerancia a la glucosa, contribuye a equilibrar el nivel de azúcar sanguíneo y favorece un metabolismo eficiente de la glucosa, por lo que puede prevenir la liberación anormal de hormonas como cortisol, adrenalina y glucagón, que cuando están elevadas pueden producir inestabilidad emocional, mareos o falta de alerta. El cortisol, antagónico de la insulina, provoca un catabolismo de las proteínas y lípidos y un aumento en la utilización de la glucosa. Una deficiencia de cromo altera la adecuada actividad de la insulina y el metabolismo de los carbohidratos, aminoácidos y lípidos. El estrés se relaciona con un aumento de la pérdida urinaria de cromo.

La cuarta fase del Agua….de Mar

Laia Gómez Carreras by

Hasta hace muy poco solo se conocían tres estados posibles del agua: sólido, líquido y gaseoso. En las últimas décadas la ciencia, capitaneada por el Profesor Gerald Pollack, evidencia que existe una nueva fase del agua, un nuevo estado donde las moléculas que la forman presentan unas estructuras hexagonales preciosas bailando dentro de los dominios de coherencia cuántica.

A esta 4ª fase del agua se la refiere con diferentes nombres: Agua EZ, agua líquida-cristalina, agua hexagonal y agua estructurada.

Empezamos a comprender solo y parcialmente algunas de las propiedades “especiales” que tiene el agua. El conocimiento de este proceso natural del agua, la cuarta fase, nos da muchas de las llaves para el mayor entendimiento de todas sus propiedades.

¿Y si encontramos esta nueva fase en el agua (situada en un estado intermedio entre el sólido y el líquido) no sería de pensamiento lógico encontrarla también en el agua de mar?

El Plasma Marino es Agua de Mar Estructurada Hexagonalmente. Su estructura molecular difiere de la clásica H20 para convertirse en H3O2. Contiene todos los minerales y oligoelementos de manera orgánica y biodisponible. Sus propiedades fundamentales van mucho más allá de sólo ser un líquido universal. Sus propiedades moleculares son profundas, y distintas a las de cualquier otro compuesto.

El Agua de Mar Hexagonal es una estructura o red de moléculas compuesta por seis moléculas de agua que se realiza gracias a los puentes de hidrógeno, formando una trama líquida-cristalina.

Los descubrimientos científicos más recientes indican que los organismos biológicos prefieren la estructura tipo anillo con forma hexagonal. Esta estructura del agua, esta forma geométrica hexagonal tan singular es capaz de penetrar rápidamente en las células del cuerpo.

Moléculas en movimiento coordinado inmersas en ondas electromagnéticas con fases relativas bien definidas respecto al agua normalEmilio Del Guidice

Este movimiento colectivo de las moléculas en regiones coherentes determinará una mayor polarización del agua. Dependiendo del campo electromagnético del soluto original, tales regiones estables de coherencia tendrán una estructura y vibración específica. Estas regiones estables forman conglomerados de moléculas de agua como racimos de uva, también llamados water clusters, que almacenan, reproducen y transportan toda la información compleja y sutil.

Por lo general, el agua del grifo, el agua embotellada y el agua de mar de la costa está compuesta casi siempre de conglomerados demasiado grandes que no permite el movimiento fluido dentro de las células. Tiene que ser re-estructurada y re-organizada dentro de nuestro cuerpo para poder penetrar en las células. Este proceso conlleva al organismo cierto tiempo y consume una cantidad considerable de energía.

En la cuarta fase del agua el agua actúa como cristal. Es a través de esta geometría sagrada que el agua almacena la información para poder después transmitirla. Es lo que conocemos por la “Memoria del Agua”. Los cristales que se forman contienen unos patrones moleculares organizados que permiten que la información fluya más rápido y fácilmente.

Se ha descubierto que el agua hexagonal forma la capa inicial de agua que rodea las células sanas. Por el contrario, el agua desestructurada rodea las células enfermas y anormales.

La enfermedad y el envejecimiento son una pérdida de agua hexagonal de órganos, tejidos y células, una disminución general del agua corporal así como, de la totalidad de minerales y oligoelementos necesarios para el correcto funcionamiento celular.

El Agua de Mar Hexagonal interactúa en la comunicación celular y en muchos otros procesos metabólicos. Beber Agua de Mar Estructurada aumenta la vitalidad, aporta todos los minerales y oligoelementos, alcaliniza nuestro medio interno, ralentiza el proceso de envejecimiento, mejora la detoxificación, la absorción de nutrientes, la capacidad atlética y la claridad mental y previene las enfermedades ayudando la función del sistema inmunológico.

LA CUARTA FASE DEL AGUA

Laia Gómez Carreras by

El agua, ésta sustancia que nos acompaña toda la vida - literalmente ya que nuestro cuerpo se conforma en su mayoría por ella- es a la vez tan común como extraña.

El agua es tan normal en nuestra vida que sólo nos acordamos de ella cuando nos hace falta o cuando tenemos sed. ¿Y qué sabemos sobre el agua? Podríamos pensar que después de siglos de química moderna, y de lo vital y fundamental de este elemento de la naturaleza seria estudiado, entendido y comprendido a fondo y en toda su complejidad.

Antes de conocer al Profesor Gerald Pollack y leer sus libros daba por sentado todas las explicaciones de los libros de química y biología sobre los estados del agua, su estructura molecular, la evaporación y la congelación, la formación de burbujas y la tensión superficial.

Pero después de años de trabajo, estudio e investigación sobre el agua - agua de mar, en mi caso- se manifestaron defectos e imperfecciones en las explicaciones convencionales. Observamos en la captación del agua de mar que, dependiendo de unas condiciones especificas marinas, el agua de mar se comportaba de una manera diferente, era más viscosa, más alcalina y más densa. Pudimos comprobar, como demuestra la Cuarta Fase del Agua y gracias al laboratorio de Masaru Emoto en Japón, que esa agua de mar -a la que llamamos Plasma Mario- se componía de moléculas con estructuras hexagonales.

En la cuarta fase de agua, Gerald Pollack nos descubre otro estado del agua, una nueva teoría sencilla y elegante de la química del agua con profundas implicaciones para la química, la biología y la medicina que pone en evidencia nuestro atascado pensamiento convencional y nuestra pobre comprensión de los fenómenos naturales.

Los descubrimientos de Pollack son descritos en el libro La cuarta fase del agua: Más allá del sólido, líquido y vapor.

El concepto más importante del libro es la de "agua de la zona de exclusión", o agua EZ (abreviatura de siglas en inglés). Sorprendentemente, descubrieron que la zona de exclusión tiene una carga negativa y tiene un Ph mas alto.

“Ahora, hemos identificado lo que podría calificar como una cuarta fase: la Zona de Exclusión. No es ni líquida ni sólida, posiblemente la mejor forma de describir la EZ es como un cristal líquido”Pollack.

Otra de las diferencias inherentes entre el agua regular y el agua EZ involucra su estructura. La fórmula molecular del agua es H2O, pero el agua EZ según Pollack es representada como H3O2. Su densidad y su índice refractivo es cerca del 10 por ciento más alto que el agua ordinaria. También es más viscosa, más ordenada y más alcalina que el agua regular y sus propiedades ópticas son diferentes.

“Así los estados o fases del agua quedaría de la siguiente forma: sólido, cristal líquido, líquido y por último vapor (gas)”.

La estructura del agua en nuestro cuerpo es en su mayor parte cristal líquido que conserva las propiedades de los líquidos más las propiedades de los cristales ópticos y eso lo convierte en un medio con capacidad para almacenar información (memoria). Esto permite que la información y la energía recorran todo el organismo a velocidad lumínica, aportando sincronía, coherencia y una cantidad enorme de información. Es el agua la que permite la conexión electromagnética y fotónica de todo el cuerpo

Es de vital importancia conocer que el agua EZ se encuentra en gran abundancia en nuestro organimo. Tanto nuestras células como nuestros tejidos extracelulares están llenos de este tipo de agua. Si comprendemos que nuestro líquido extracelular, ese mar que baña nuestras células es agua EZ, y que tiene una identidad fisiológica con el agua de mar, entonces la ingesta de agua de mar EZ, plasma marino para nosotros, es un verdadero tesoro para nuestra salud.

En verano: Hidratación con Agua de Mar

Laia Gómez Carreras by

Dentro de la nutrición hay que destacar el papel de la hidratación. La deshidratación ocurre cuando el cuerpo pierde más agua de la que ingiere, es decir cuando el balance hídrico es negativo. A menudo se acompaña de alteraciones en el balance de sales minerales o de electrolitos del cuerpo, especialmente de sodio y potasio.

El agua forma parte de la composición del cuerpo humano y es imprescindible para el correcto desarrollo de numerosas funciones vitales. 

Nuestro cuerpo va perdiendo agua a través de la orina (1500ml), las heces (150ml), el sudor (350ml) e incluso la respiración (400ml) pero, es durante los meses de verano donde el calor aprieta cuando perdemos la mayor cantidad de líquidos corporales.

En un día caluroso el cuerpo puede llegar a perder más de 3 litros de agua, pero no solo eso, va perdiendo también los minerales. Cuando la temperatura ambiente es más elevada que la del cuerpo, éste  suda para autoregularse. Así el organismo consigue enfriarse, pero a cambio pierde agua y minerales en el proceso.

La deshidratación que puede sufrir el organismo afecta directamente a la salud de nuestras células ya que, todas y cada una de ellas se nutren de un líquido extracelular o medio interno donde se encuentran los nutrientes que pasarán a la célula a través de su membrana. Este mar donde se bañan las células tiene una composición química muy parecida al agua de mar ( ley de la constancia marina). Es por ello que, no debemos olvidarnos de ingerir nuestros dos litros y medio de agua mineral y complementarlo con la ingesta de agua de mar.

El agua de mar tiene poder nutricional a nivel celular debido a su rica composición en sales, minerales y oligoelementos, de una manera orgánica y disponible. Nos permite una rápida recarga hidroelectrolítica con todos los elementos químicos necesarios para rehidratar el organismo y reponer cualquier carencia de minerales.

Hay que tener en cuenta que un gran porcentaje del organismo está compuesto por agua. Los seres humanos parecemos de carne y hueso, pero en verdad las tres cuartas partes de nuestro peso corporal es agua. El porcentaje del peso total del agua en el cuerpo humano varia entre un 90% para un recién nacido y un 60% en un anciano. Así el agua es el 85% de la sangre, el 75% del cerebro, el 76% de los músculos, el 22% de la osamenta y hasta el 99% de nuestras moléculas.

El agua se distribuye por el cuerpo entre dos compartimientos principales: dos tercios del agua corporal se encuentra en el compartimiento intracelular mientras que un tercio en el compartimento extracelular. Así podemos encontrar una falta de hidratación en dos sectores diferenciados: dentro o fuera de la célula.

En verano es frecuente la deshidratación extracelular que se manifiesta tanto a nivel digestivo, vómitos y diarreas, como a nivel cutáneo, exceso de sudación. En estos casos a parte de la pérdida de agua también se pierden muchos minerales vitales para el organismo como el sodio, potasio o magnesio. Para poder rectificar la deshidratación no solamente hay que aportar agua  sino también los minerales perdidos. 

La ingesta controlada de agua de mar hipertónica (30 - 50 ml.) es un elemento clave en la regulación del equilibrio hídrico del organismo, pues con la totalidad de minerales y oligoelementos permite corregir estos estados de deshidratación de una manera más óptima que si solo hidratamos el cuerpo con agua. 

Por otra parte, cuando se pierde agua del torrente sanguíneo, el cuerpo puede compensar un poco las pérdidas trasladando agua de las células a los vasos sanguíneos. Pero es una solución a muy corto plazo porque puede producirse una bajada en la tensión arterial, la función cardiovascular se verá afectada por niveles más y más altos de deshidratación, con una subida de la tasa cardiaca y dificultades en el mantenimiento del volumen de sangre que el corazón transporta a los tejidos. Si el agua perdida no se repone, el cuerpo puede sufrir serias consecuencias. 

La fiebre, sed extrema, falta de volumen de orina, aceleración de la respiración, confusión y alteración del estado mental que afecta tanto la función cognitiva como la coordinación son síntomas de una deshidratación en el compartimento intracelular. En estos casos la manera correcta de hidratarse será aportando mucha agua y reducir el aporte de minerales. Es por ello que, cuando rehidratamos con agua de mar la bebemos de una manera isotónica o hipotónica según el grado de deshidratación del organismo.

Pese a lo esencial que resulta, el cuerpo humano no tiene provisión para almacenar agua por lo que debe ser restituida para mantener el organismo bien hidratado. El agua de mar se presenta como un gran aliado en la perfecta hidratación del organismo tanto por el aporte de agua como por la totalidad de los minerales y oligoelementos esenciales para la vida.

Disponibilidad Iónica en el Agua de Mar

Laia Gómez Carreras by

Mineral Inorgánico versus Mineral Bioactivo:
Disponibilidad Iónica en el Agua de Mar.

Una cadena alimenticia es el proceso de transferencia de sustancias nutritivas a través de las diferentes especies de una comunidad biológica. Se trata de una corriente de energía que comienza con la fotosíntesis y que después se transfiere de un organismo a otro a través de la nutrición.

La primera cadena alimenticia se inicia con los vegetales fotosintéticos, que tienen la capacidad de crear materia viva a partir de la inerte. Las plantas, a través de la fotosíntesis, son capaces de convertir los minerales inorgánicos que hay en la tierra en su forma bioactiva y por lo tanto, disponibles para el ser humano.

Desgraciadamente el mal uso que hemos hecho del suelo, la sobre explotación agrícola, el abuso de pesticidas, fertilizantes y alimentos transgénicos, ha dañado considerablemente la tierra que utilizamos para cultivar nuestros alimentos, privándonos de la totalidad de los minerales y oligoelementos que necesitamos para alimentarnos de una manera saludable.

Existe una segunda cadena alimenticia muy beneficiosa para el ser humano que puede proveernos de de todos los elementos químicos de manera natural y orgánica y así poder restablecer el equilibrio mineral necesario.

Por la acción del sol el plancton, la mayor biomasa que existe en la tierra, es capaz de fijar los minerales que existen en el mar y transformarlos en materia bioactiva. Los científicos denominan este proceso como “biocenosis marina”, donde el plancton activa, estructura y transforma estos nutrientes en una matriz viva de elementos bioactivos que favorece la explosión de la vida.

En los mares y océanos y en condiciones muy específicas de luz, temperatura, corrientes marinas y otros aspectos meteorológicos se forman enormes vórtices donde se agitan capas ricas en minerales que raramente se mezclan con las capas superiores del agua de mar. Además, las paredes del interior de los vórtices crean una barrera natural entre el interior y el exterior, permitiendo que el plancton puede proliferar; dejando atrás un fluido de minerales bioactivos, en estado orgánico-cristaloide, transformados por trillones de unidades de zooplancton y fitoplancton.

El Plasma Marino es el agua de mar cuyos minerales están de manera bioactiva, puesto que han sido pre-digeridos por la acción del plancton. El Plasma Marino es un derivado único, ecológico y natural procedente de colonias y formas de vida planctónicas, situadas en los vórtices (corrientes circular de tipo torbellino).

Ya el padre de la terapia marina moderna René Quinton demostró que el agua de mar no podía ser recogido de manera arbitraria, y que el plasma marino era clínicamente superior al agua de mar ya que, solo el plasma marino contiene todos los elementos químicos disponibles para la realización de todas las funciones celulares.

Los minerales inorgánicos no están disponibles a nivel celular y deben ser transformados a su estado bioactivo (cristaloide) para poder pasar a través de la membrana celular. Es por ello, que absorbemos los minerales por los alimentos o por el plasma marino y no por la tierra ni por el agua de mar. Los minerales cristaloides que se encuentran en el Plasma Marino son disponibles dentro y fuera de la célula, convirtiéndose en una sustancia vital con un potencial epigenético extraordinario para nosotros.

Para que el ser humano pueden hacer uso de sales inorgánicas necesita de una gran energía extra. Las bacterias en el intestino tienen que transformarlos en materia orgánica, uniendo el mineral a una molécula orgánica que permite su transporte directo hacia la corriente sanguínea. Ejemplos serían la hemoglobina, con el hierro, la clorofila, con el magnesio, o la vitamina B12, con el cobalto.

Desafortunadamente, en una sociedad muy estresada, con una alimentación pobre en nutrientes y rica en tóxicos, el abuso de los antibióticos y la proliferación de la cándida, la capacidad de la flora intestinal para transformar elementos inorgánicos a su estado orgánico se ha visto muy comprometida.

La sinergia entre todos los minerales orgánicos del Plasma Marino desempeña una función vital que determina la salud del cuerpo humano. La forma bioactiva de estos minerales impide que el metal reaccione y se combine con otros compuestos en la luz intestinal, evitando los problemas de interferencia, que son causa de la baja biodisponibilidad del mineral, siendo resistentes a la acción del jugo gástrico y caracterizándose por su elevada absorción por la mucosa bucal e intestinal por difusión pasiva.

La similitud entre los minerales del plasma marino y el plasma sanguíneo o líquido extracelular hace que sea una terapia de nutrición celular totalmente orgánica.
Además, la calidad de los minerales y del agua que aportemos al cuerpo determinará la calidad del líquido extracelular; el medio vital donde las células reciben sus nutrientes, tiran el material de deshecho y del que depende la regeneración y la comunicación entre las células.

Pischinger demostró que toda la información intercelular (estímulos nerviosos, metabólicos, inmunológicos…) fluye a través del líquido extracelular que separa las células y cuya composición tiene una gran similitud al líquido donde se origino la primera célula: el mar.
«El agua de mar primitiva es el sistema más antiguo de comunicación entre células vivas».

El Plasma Marino es tan nutritivo y curativo porque contiene todos los minerales y oligoelementos de la tabla periódica. Su poder nutricional a nivel celular es debido a su rica composición en sales, minerales y oligoelementos, de una manera orgánica y biodisponible. Es un auténtico suero fisiológico en perfecta ósmosis con el medio interno, que satisface totalmente las necesidades minerales de las células.

La Terapia Marina - El Resurgir de la Terapia del Origen.

Laia Gómez Carreras by

El cuerpo humano es una unidad orgánica que funciona de una manera conjunta y global. El campo vital del individuo, el bioterreno, son las características que le definen dentro de sus potenciales y sus debilidades. La condición de nuestro bioterreno, o el medio interno donde nuestras células operan, está íntimamente relacionado con la salud y el rendimiento de las células. El mal estado del medio interno es igual a un mal funcionamiento de las células. Es así de simple.

Cualquier ser vivo, ocupe la posición que ocupe en la escala animal, sigue siendo un acuario marino, donde las células que lo constituyen, nacen y viven en las condiciones acuáticas en las que se originó la célula primitiva, y cuya base de conocimiento elemental sigue la siguiente máxima: la sangre humana tiene una composición muy similar al agua de mar.

Como afirmaba Rene Quinton “La vida no se somete al medio, sino al contrario, es el medio el que se somete a la vida, a la célula.”

Esta es la clave para entender la terapia marina. El agua de mar actúa como una matriz de explosión de vida, una solución marina específicamente equilibrada y diseñada para restaurar y equilibrar nuestro medio interno a través de los mismos minerales y oligoelementos presentes en nuestro organismo. De este modo, se convierte en una técnica de nutrición celular orgánica que permite el buen funcionamiento y regeneración de nuestras células, y gracias a la biodisponibilidad iónica de sus elementos, consigue reponer cualquier carencia de minerales.

El Boro y el Agua de Mar

Laia Gómez Carreras by

Una de las características del agua de mar que le proporciona la condición del mejor nutriente de la naturaleza es justamente por la totalidad de minerales y oligoelementos que contiene.

Nuestro líquido extracelular, el medio interno que baña todas las células de nuestro cuerpo y del que depende la vida celular, tiene una gran similitud en minerales y oligoelementos al agua de mar. Lo único que cambia es la proporción de las sales disueltas.

Nuestro cuerpo tiene una proporción de 9 gr/l mientras que el mar contiene 36 gr/l. Esto se debe a que la célula sigue manteniendo la concentración de los océanos primigenios, donde surgió la vida. Vamos pura biología.

Pero el ser humano, debido a su eterna arrogancia, juzga la cantidad que tiene que haber de un determinado mineral en este líquido tan perfecto que nos da la naturaleza. No sé si es por manipularnos, por ignorancia o arrogancia, el hecho es que hoy atacan al boro, mañana puede ser al magnesio y el siguiente al potasio.

Entonces ¿ahora hay que quitar el boro al agua de mar?

El boro es un oligoelemento, la proporción es tan pequeña que le llamamos elemento traza. En el agua de mar lo encontramos disuelto entre 4-5 mg/l.

El aporte diario de boro varía entre los 0,3 y 41 mg/día. Las necesidades diarias se han establecido en un mínimo de 0.5-1 mg/día, considerándose un rango seguro de ingesta entre 1 y 13 mg/día. La OMS ha estimado que el nivel aceptable de boro en el agua es 2’4 mg/día. En Europa, los estándares locales oscilan entre 1- 2 mg/día y en Canadá, 5 mg/día. La “ posible” toxicidad de boro se estipula entre 5 a 20 gramos al día.

¿Qué quiere decir esto? ¿que tendría que beber más de 1000 litros al día para que el boro del agua de mar pudiera causarme algún síntoma o enfermedad? ¿Mil litros? Entonces, ¿por qué se quiere retirar el boro del agua de mar, cuando se venden suplementos de boro como medicina?

El boro es un mineral que se encuentra en los alimentos y en el medio ambiente. Las fuentes más notables de boro son frutas como manzanas, naranjas, uva, pera, ciruela, kiwi, frutos secos como almendras, pasas sultanas, avellanas, legumbres como garbanzos, alubias, frijoles, soja, lentejas, verduras como cebolla, tomate, patatas, vino, cerveza, aceitunas, etc...

El boro es esencial para el metabolismo de calcio, cobre y magnesio, y para la fijación de nitrógeno. Se usa para la formación de huesos, para el tratamiento de la osteoporosis y la osteoartritis, como una ayuda para la formación de músculos, para mejorar las habilidades de pensamiento y la coordinación muscular.

Experimentos e investigaciones científicas muestran una relación significativa entre la mayor disponibilidad de calcio y magnesio en presencia de boro. También parece haber una correlación entre el boro y la efectividad de la vitamina D3.

La participación del boro es necesaria en procesos metabólicos como el transporte de azúcares, la síntesis de la pared celular, el metabolismo de carbohidratos, de ARN, de ácido indol-acético y de fenol, el proceso de respiración y el transporte de membrana.

Otra propiedad excepcional del boro es su capacidad como desintoxicante de contaminantes.

radiactivos. El boro protege de la radiación de cesio-137 y estroncio-90, productos extremadamente peligrosos de la fisión de uranio-235.

Entre los científicos, investigadores e ingenieros en el campo de la fisión nuclear, el boro es comúnmente reconocido como un antídoto viable, si se toma internamente, contra el envenenamiento radiactivo severo y agudo.

El boro permite a nuestro ADN crear un sistema de almacenamiento para protegerse de la radiación y la reparación de roturas en los cromosomas causados por contaminación radiactiva.

Como vemos el boro es esencial para el metabolismo óseo, absorbe y elimina la radiación y puede ser un elemento importante para prevenir el cáncer, la artritis y otras enfermedades.

Hablar de quitar el boro al agua de mar por un cierto problema de toxicidad, cuando para ello, tendríamos que consumir dosis tan altas, miles de litros al día, hace que sea totalmente imposible una intoxicación de boro en el agua de mar.

Pero mucho más profundo que todo esto, en la nueva ciencia del agua de mar y en las propiedades cuánticas del agua y de los elementos de la tabla periódica el tema del boro aún cobra mucha más importancia.

La molécula de agua es armoniosa y estable y por lo tanto puede transferir la armonía a la naturaleza y hacer posible la vida. Se nos ha enseñado que la fórmula química del agua es H2O, sin embargo electroquímicamente hablando no lo es, ya que una sola molécula de agua no existe por sí misma. La estructura real, la verdadera fórmula estructural para la molécula de agua es H3O2 . La geometría del agua basada en las matemáticas de vórtices demuestra que el agua es armoniosa, dual, estable y capaz de establecer una comunicación.

La tabla periódica organiza todos los elementos químicos conocidos por la humanidad de acuerdo a su número atómico respectivo y creciente. El número atómico se refiere al número de protones, partículas subatómicas que presentan una carga positiva en el núcleo de cualquier átomo. Así, mediante la adopción de los primeros 10 elementos de la tabla periódica es posible agrupar el resto de acuerdo a su desarrollo físico, eléctrico y propiedades químicas y se puede mirar su significado en base a su geometría.

El número atómico del boro es el 5, su significado es la gratitud y su implicación en la humanidad es el agradecimiento.

El cuerpo humano tiene simetría bilateral, se puede dividir en derecha e izquierda, uno es la imagen del otro, es quiral. Al colocar nuestras manos juntas, nuestra simetría bilateral se convierte en símbolo internacional de gracia, agradecimiento y gratitud.

Para mí está claro, la nueva batalla contra el boro en el agua de mar es el resultado de una gran ignorancia hacia el mar, de una falta de respeto total al agua, de corazones y mentes con ausencia de amor y gratitud hacia el líquido más preciado que existe en la tierra, la fuente de la vida.

Comprometidos con el medioambiente, la salud y el bienestar

Laia Gómez Carreras by

Ibiza y Formentera Agua de Mar - Sea Energy somos una empresa familiar, sostenible y ecológica que nace en Ibiza con el propósito de difundir los beneficios del Plasma Marino y el Agua de Mar para la salud de los seres vivos.

El verano pasado tuvimos el placer de la visita del programa Aquí la Tierra de TVE. Gracias a esta oportunidad que nos brindaron pudimos acercar a muchos hogares nuestra visión sobre el agua de mar, sus usos y beneficios.

Nuestro conocimiento sobre el agua de mar proviene de una dilatada experiencia como terapeutas en medicina natural, marinos, submarinistas, y amantes del mar que nos ha permitido conocer el estudio sobre las corrientes marinas, los vórtices y remolinos marinos, que acredita y certifica nuestra técnica tradicional, artesanal e innovadora de recogida del agua de mar.

Desde nuestro centro terapéutico Sea Energy Ibiza nos dedicamos a la salud, la belleza y el bienestar de las personas a través de las terapias naturales y el agua de mar. El agua de mar como agente terapéutico nos proporciona un gran abanico de posibilidades, como la terapia marina respiratoria y la fisioterapia marina.

Captamos el agua en alta mar, en lugares privilegiados por su alta estabilidad en la composición de minerales. Sitios en donde las corrientes marinas mantienen el agua de mar limpia y con una salinidad constante, donde se forman torbellinos marinos llamados vórtex. Allí se forman grandes concentraciones de plancton, segunda cadena alimenticia de la Tierra, junto con las plantas, capaz de transformar, a través de un proceso llamado biocenosis marina, los elementos minerales no biodisponibles en elementos biodisponibles, es decir, totalmente asimilables para nuestro organismo.

Este protocolo de captación y extracción, junto con los sistemas de ultrafiltración y la no utilización de materiales que puedan modificar la composición química del agua hacen que sea agua de mar de máxima calidad.

De esta manera, el plasma marino se convierte en un excelente nutriente para el organismo ya que contiene todos los minerales y oligoelementos de manera orgánica y biodisponible. El poder antioxidante y anti-acidez que produce el agua de mar se debe a la alcalinidad que le proporciona los minerales. Debido a la calidad de nuestra materia prima, aguas hiperoxigenadas por las praderas de posidonia (reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1999) y por las corrientes marinas que aportan la pureza y claridad, Ibiza y Formentera Agua de Mar tiene un PH alcalino de 8.1 a 8.4.

Todo ello hace de Ibiza y Formentera Agua de Mar un producto de alta calidad comprometido con el medioambiente, la salud y el bienestar.

Agua de Mar Hexagonal

Laia Gómez Carreras by

Hasta hace muy poco solo se conocían tres estados posibles del agua: sólido, líquido y gaseoso. En los últimos años la ciencia evidencia que existe una nueva fase del agua, un nuevo estado donde las moléculas que la forman presentan unas estructuras hexagonales preciosas bailando dentro de los dominios de coherencia cuántica. A esta 4ª fase del agua se la refiere con diferentes nombres: EZ Water, agua líquida-cristalina, agua hexagonal y agua estructurada.

En los mares y océanos la Naturaleza crea esta fase con un proceso dinámico del agua, un movimiento centrípeto y espiral que forma vórtices y torbellinos. Este proceso activo permite al plancton proliferar y crear, a través de la biocenosis marina, un fluido más denso que el agua de mar, con minerales y oligoelementos bioactivos y totalmente asimilables para el cuerpo humano.

La enfermedad y el envejecimiento son una pérdida de agua hexagonal de órganos, tejidos y células, una disminución general del agua corporal y del total de minerales y oligoelementos que son el gran combustible de las células. Nuestras células se componen principalmente de agua estructurada, por lo que es esencial entender el agua con el fin de comprender el funcionamiento de la célula. La ingesta controlada y consciente de estos bellos cristales hexagonales, una geometría sagrada que almacena, recoge y reproduce la información, la vibración y la frecuencia es, sin duda alguna, la mejor nutrición celular orgánica que existe.

Beber agua de mar estructurada aumenta la vitalidad, aporta todos los minerales y oligoelementos, alcaliniza nuestro medio interno, ralentiza el proceso de envejecimiento, mejora la detoxificación, la absorción de nutrientes, la capacidad atlética y la claridad mental, y previene las enfermedades ayudando la función del sistema inmunológico.